Los japoneses hacen bromas muy pesadas para la tv, en la siguiente la victima es invitada a una reunión, en la cual, todos son actores y de un segundo a otro, reciben tiros de un francotirador, a través, de la ventana, el asustado participante, al principio intenta hacerse el muerto, luego se arrastrara por el piso hasta una puerta bloqueada y casi morirá de un ataque al corazón.