Una noche tranquila en Brasil, menos para quienes esperaban en la parada de autos, porque desde el letrero luminoso que promociona la nueva película “La maldición de Chucky” aparece el mismísimo Chucky rompiendo el cristal con un gigantesco cuchillo, persiguiendo a sus victimas que huyen despaboridas, una gran broma de miedo.